Residencia de mayores: trabajo feminizado, precario y donde la crisis del coronavirus ha azotado más fuerte.

ARTÍCULO. Análisis por Celia Asencio Bonilla.

DSC_0074
Fotografía por Celia Asencio Bonilla

La crisis del coronavirus ha puesto en evidencia varios puntos: la debilidad del capitalismo global, la precariedad del sistema sanitario español por los recortes de las políticas de austeridad de los últimos diez años y que lo privado no es eficiente frente a lo público. Después de más de un mes de confinamiento, la crispación es total en la población, una ciudadanía dividida entre los opositores de la gestión del Gobierno frente a aquellos que abanderan su gestión, sin embargo, lejos de los análisis cortoplacistas, en esta crisis hay muchos puntos que vienen de largo. Medidas que debieron tomarse en su día y que desde entonces han venido arrastrándose y postergándose. Una de ellas son las residencias de mayores, un negocio poco controlado, en manos privadas y feminizado y precario, pese a la cantidad de millones de beneficios anuales. 

En la discusión de si el Gobierno de la coalición actúa o no actúa, hay todo un debate profundo, que necesita de perspectiva histórica reciente y que implica a más de un agente institucional. Ante el debate simplista de Sánchez sí o Sánchez no, analizar la crisis del coronavirus nos lleva a un análisis largo, profundo y donde Comunidades Autónomas, Estado y empresas son responsables del actual resultado.

Tras largos años de recortes en servicios sociales, ahora parece claro el poco margen de maniobra ante una crisis pandémica como esta. Unos recortes que se dieron en la era del PP y cuyas consecuencias fueron nefastas, así lo declararon en su día La Marea Blanca y el Colegio de Médicos de Madrid, entre otros muchos. El PP de Rajoy disminuyó la cantidad destinada a sanidad, a educación y a I+D, tan importante para situaciones como estas, y apoyó políticas que llevaban a la privatización de muchos de los servicios sociales, como los de la gestión de hospitales en Madrid. O como las residencias de mayores, en manos ahora, en su mayoría, de capital privado.

Poco se está hablando de esto último y, sin embargo, mucho que decir. Pese al auge del sector, ya que la población vieja sigue aumentando y es un negocio a largo plazo asegurado, las residencias de mayores siguen precarias, formadas en casi un 90% por mujeres y desatendidas. La mitad de las muertes por coronavirus en la región de Madrid, por ejemplo, son ancianos y ancianas que vivían en residencias. Esta responsabilidad cae sobre muchos agentes políticos y privados, partidos y empresas si miramos con perspectiva hacia los años pasados. A día de hoy, el Gobierno regional de Madrid tendrá que responsabilizarse de ello, y que está siendo probablemente una de las peores pesadillas de esta crisis sanitaria. Raúl Camargo, de Anticapitalistas, ya ha denunciado varias veces a lo largo de estos años que en la Comunidad de Madrid no ha habido ninguna intención de buscar una solución a un problema que necesitaba con urgencia una revisión y unas medidas efectivas. Ciudadanos y Partido Popular no dieron su voto para que el proyecto presentado por Raúl Camargo y su formación saliera hacia delante, y el Partido Socialista se abstuvo.

Las residencias de mayores siguen precarias, formadas en casi un 90% por mujeres y desatendidas. La mitad de las muertes por coronavirus en la región de Madrid, por ejemplo, son ancianos y ancianas que vivían en estas residencias.

Lejos de buscar una solución a la crisis de las residencias de mayores, donde trabajadoras venían denunciando la falta de medios, la explotación laboral a la que estaban sometidas, la desatención de los mayores y el abandono, ninguno de los tres partidos políticos anteriormente mencionados propuso nada ni votó a favor de nada. Un problema enquistado que a día de hoy ha dado su peor cara y cuya gestión privada ha sido ineficiente y poco humana.

En la crisis del coronavirus, uno de los protocolos de sanidad era no llevar personas mayores a hospitales y atenderlas en las propias residencias, donde debían haber dispuesto de material y equipos, y donde se debían haber mandado médicos y médicas para atender a las cientos de personas mayores que residen en ellas. La Comunidad de Madrid no ha activado este protocolo ni se ha preocupado por él, así lo denunciaba Raúl Camargo en su entrevista para El Plural.

Por tanto, la conclusión es que los y las viejas de nuestro país no les interesa a nadie nada más que al capital privado que no para de adueñarse de este sector, y que lejos de construir residencias que estén al servicio de nuestros y nuestras mayores, en esta crisis, se ha destapado, una vez más, la falta de responsabilidad y conciencia, supeditando todo al dinero, principal premisa. Lejos de apostar por una gestión de cuidados al cien por cien, las mujeres son las que abordan casi en su mayoría el trabajo de cuidados de mayores, explotadas, con pocos medios y poca asistencia por parte de las instituciones.

En esta crisis, todos y todas debemos pensar mucho más de lo que un mensaje cortoplacista nos vende: la salud, los cuidados y la educación (por tanto, la cultura) no se vende. Hacer negocios con la necesidad nunca fue rentable y los números y los estudios lo corroboran.

Lejos del sí a Sánchez o no, debemos pensar qué ha hecho cada partido para que, una vez dadas estas circunstancias, estemos así, qué gestión hemos venido haciendo durante años atrás, qué proyectos se han aprobado y qué proyectos no. A título individual, qué hemos apoyado y luchado y, sobre todo, a qué futuro queremos ir y qué queremos construir.

 

Autora: Celia Asencio Bonilla, podrás ver mi perfil en ¿por qué La Desmadrá?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s